Historia del mueble

Los muebles existen desde tiempos inmemoriales, sin que se conozca la antigüedad exacta de su aparición, pero seguramente su uso se empezó a producir con los primeros asentamientos fijos de homo sapiens durante la prehistoria, comenzando así la historia de los muebles.

Los primeros muebles debieron ser directamente naturales, objetos que los primitivos encontraban y que debido a su forma aprovechaban para determinados usos que podrían cosndeirarse de mobiliario.

Posteriormente, y conforme el hombre fué aprendiendo a trabajar la madera, comenzaría a crear sus propios muebles con formas específicas y utilidades concretas, como organizar sus pertenencias, guardar alimentos, acomodarse, trabajar o comer de forma más confortable.

Las primeras evidencias históricas conservadas son las de muebles del antiguo Egipto, que han podido ser conservados debido a que se encontraban entre los objetos que se introducian en las cámaras funerarias cuyos contenidos han llegado a nuestros dias.

Estos muebles eran sencillos estructuralmente, haciendo uso de cuñas y espiguillas de madera entre otros tipos de ensamblajes básicos.

Casi siempre estaban recubiertos de una capa de mortero fino similar al yeso o escayola que posteriormente era pintada. La decoración solía ser muy colorida y casi siempre en base a formas geométricas. También se han encontrado ejemplos de tallados que reproducen plantas o animales.

Entre los mueble usados por las clases bajas predominaban los que no estaban decorados, aunque estos no se han conservado en gran número debido a que dicha clase social no solía contar con un enterramiento tan amplio y con tantas pertenencias incluidas como ocurría con las clases altas.

Ya por aquel entonces los muebles eran considerados símbolos de poder y representaban de alguna forma el estatus de los propietarios de la casa donde se encontraban.

A lo largo de los años que siguieron aquel nacimiento de los muebles, estos fueron evolucionando en cuanto a diseño en base a las corrientes artísticas dominantes en cada época y lugar, debido a que no eran producto de ningún proceso industrial de producción, por lo que son variados en estilos, formas y usos.

El mueble artesanal vivió una época de singular esplendor en la Europa de la Edad Moderna, durante la cual se produjeron grandes cantidades destinadas a amueblar palacetes y posesiones de una creciente aristocrácia, sobre todo en las potencias de ultramar como Francia, Inglaterra, España y Portugal, además de Alemania e Italia. Muchos de dichos muebles se han conservado hasta nuestros dias y han adquirido un gran valor económico.

Es frecuente identificar los diferentes estilos con el nombre del rey o reina en el poder durante la época y en el lugar donde se produjo el mueble o la corriente artística que este sigue.

Con la llegada de la revolución industrial, los muebles comenzaron a ser objetos de consumo fabricados en serie, llegando hasta la época actual, caracterizada por la conviencia de todos los estilos estéticos de muebles, con tendencias que llegan por igual a todos los rincones del mundo y con precios que hacen de los muebles de producción industrial un objeto asequible para un porcentaje muy alto de la población mundial, y presente en todos los hogares.

Deja un comentario